La libertad de prensa está en el apego a la verdad

Muchos son los retos que tenemos los profesionales de la palabra en Cuba donde sí existe la libertad de prensa //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Mayo 3.- Conversar con algún colega de profesión, y si es periodista mucho más, es tener esa sensación mágica que el tiempo se detiene en nuestras manos, sin percatarnos cuánto han transitado las manecillas del reloj, y más cuando el tema a debate es muy interesante.


Así me sucedió con la colega Carmen León Guerra, profesional de la palabra en Radio Granma quien hace ya 22 años se encuentra por estos lares del “fascinante mundo” de la comunicación, como ella dice.


Con Carmen intercambié del sugerente tema de la libertad de opinión en nuestra Cuba soberana, a propósito de celebrarse hoy el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y entre tantas apreciaciones consideró importante que se dedicara una jornada para reflexionar sobre este asunto.


“Entre los derechos humanos necesarios para la vida, especialmente en los momentos actuales, esta la información. De ahí el valor de los diferentes medios o plataformas de prensa donde el hombre tenga el acceso para armarse de esa información.


Todos los medios de prensa en el mundo, responden a determinados intereses de acuerdo a la política imperante en las naciones, asimismo será interpretada, comprendida y sobre todo puesta en práctica la libertad de esa prensa. Es decir la verdadera libertad de prensa depende del contexto en que se desarrolle la acción de la misma.


Dedicar por tanto una jornada a la temática es muy justo ya que responde también a derechos humanos inalienables. Tiene mucho aún el hombre que lograr en la lucha que lleva a cabo por satisfacer su derecho de ser informado, por tanto una jornada para la libertad de Prensa es muy necesaria e importante”, señaló.


Entonces fue necesario hablar sobre si los que realizamos este comprometido ejercicio con el pueblo tenemos o no esa libertad de prensa necesaria en nuestro país. “Los medios de comunicación, y por supuesto la prensa en Cuba, responden a los intereses del Partido y del Estado que son los mismos intereses del pueblo.


Y en ella, en la prensa, todas las publicaciones son de interés popular y a ella tiene acceso toda la población. No es una prensa de una élite”, reflexiona la experimentada periodista.


“Lo mismo los profesionales que prestan sus servicios en los diferentes medios, que son gente sencilla con suficiente preparación política e ideológica, con argumentos para ofrecer siempre la verdad de los hechos que se informan.


Así que aunque queda trecho por recorrer en este sentido, pienso que en nuestro país existe libertad de prensa. El principal protagonista es el propio pueblo”, explicó León Guerra.


En este ámbito muchos son los retos que tenemos los periodistas para llenar las expectivas de nuestro público que nos siguen a través de la radio, la televisión, la prensa plana, y por los medios alternativos de internet.


Así lo siente Carmen cuando agregó que “los profesionales de la palabra tenemos que lograr más respeto en la sociedad, que se logra partiendo de nosotros mismos siendo mejores personas y mostrando cada vez más calidad en nuestra labor.


Creo asimismo que la responsabilidad con el medio de prensa y especialmente con las personas para las que trabajamos no es sólo del profesional, es decir del periodista, si no y muy especial, de las fuentes.


Otros retos que tenemos que enfrentar y solucionarlos están relacionados con la perspicacia, la creatividad y el convencimiento en maneras de hacer un periodismo más atractivo, así como en lo que tiene que ver con la investigación. El profesional del periodismo independientemente de estar bien preparado, de conocer además bien la realidad, tiene que dominar las necesidades informativas de sus públicos para que no pierda el rumbo de la objetividad y por tanto de la veracidad de lo que publica.


Es que el pueblo busca en la prensa, claro a través de sus periodistas, respuestas a problemáticas que no se la resuelve otra persona, institución u organización, por eso, por esa confianza que la gente en Cuba tiene en su personal periodístico, en la prensa, es nuestro deber, yo diría obligación, hacer todo lo posible e imposible para no defraudarlos”, expresó.


Hoy una de las vías más utilizadas para emitir opiniones y nuestra propia realidad es a través del moderno mundo de las redes sociales y otras plataformas de las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones, por eso Carmen dice que “cuando nos remitimos al inexorable avance tecnológico, en la informatización, de la que no puede jamás apartarse un profesional de la palabra, especialmente en la era moderna, se suma a lo anteriormente expuesto.


La superación personal, el dominio de esa tecnología pero más que nada, la inteligencia, destrezas y habilidades para saber combatir en las redes y ganar la batalla de pensamiento que es la que se nos hace y que es tan difícil y compleja. Y he aquí dónde más claramente puede ponerse de manifiesto la tan mal llevada y traída Libertad de expresión.


Con respecto a este tema, sucede similar a lo de la libertad de Prensa. Nosotros tenemos libertad de expresión, lo que sucede es que muchos lo confunden incorrectamente con libertinaje, con que yo puedo decir, expresar lo que se me venga en gana, y así usted está incluso violando la Ley de Leyes, es decir la Constitución de la República. Porque si usted tiene una opinión contradictoria sobre algo, existen los espacios pertinentes para que exponga con argumentos, su queja.


De la misma manera que usted tiene que exigir porque se le informe, que es un derecho, también tiene el deber de respetar y no confundir la libertad de expresión con indisciplina y mal comportamiento por querer decir lo que quiera y donde quiere”, refirió.


Entonces algo sí está claro en lo que nos corresponde hacer a los periodistas cubanos hoy. “A nosotros profesionales de la palabra tiene que caracterizarnos siempre el apego a la verdad, a la justicia social y a los verdaderos intereses del pueblo respaldados en la máxima dirección politica de la sociedad y en el gobierno revolucionario. Recordemos y recurramos una y otra vez al Maestro; mientras más cultos más preparados seamos, pues seremos más Libres”.


Así concluyó nuestra plática del tema por el día de hoy, esta fue una oportunidad para emitir nuestros criterios, así como para defender nuestros derechos y demostrar que en Cuba los periodistas sí tenemos libertad de prensa.