Labor de innovadores en la industria textil

Confecciones Antares // Foto Eliexer Peláez (Archivo RG)
Confecciones Antares // Foto Eliexer Peláez (Archivo RG)

Manzanillo. Noviembre 5.- Las prendas textiles que se elaboran en la Fábrica 101 Camilo Cienfuegos, de la Unidad Empresarial de Base Confecciones Antares de esta ciudad,  llevan implícitas el esfuerzo de quienes revitalizan a diario las máquinas y medios para la costura.

Desde creaciones nobles como el ajustador para pacientes con amputación de mama, hasta la recuperación de las disímiles maquinarias de las que disponen, con muchos años de explotación y carencias de piezas de repuesto fundamentalmente por su costo en el mercado internacional y las limitantes del bloqueo impuesto por el gobierno norteamericano a Cuba, se gestan a diario en la unidad productiva.

En los más de dos millones de pesos acumulados por concepto de las diferentes ropas que allí se diseñan y surgen para satisfacer necesidades de sectores importantes como los Ministerios de Educación, de la Agricultura, del azúcar AZCUBA, y las destinadas al Turismo y a las Fuerzas Armadas, está presente el impulso del movimiento de los innovadores.

De los trabajos, que salen “desde las áreas de diseño, costura, mecánica, sobresale la propuesta de ampliación de la uña del finger de la máquina de pespunte y festón del manzanillero Néstor Roger Naranjo, que brinda la posibilidad a la operación tecnológica del proceso productivo que es el sobrecocido con doble costura”, explicó Pablo Núñez causa, administrador de la fábrica 101.

Arianna Rosabal, especialista de gestión de la calidad // Foto Denia Fleitas
Arianna Rosabal, especialista de gestión de la calidad // Foto Denia Fleitas

Arianna Rosabal Pérez, especialista de gestión de la calidad de la UEB Confecciones Antares aquí, valoró que “la dedicación de los obreros, mecánicos y costureras de las fábricas es imprescindible para superar los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero al que estamos sometidos hace casi seis décadas los cubanos, y que nos imposibilita tener equipos nuevos e impide comercializar nuestros productos con países del primer mundo”.

“Las innovaciones del equipo de mecánicos ha logrado la recuperación y fabricación de planchas de agujas, de las máquinas de ojal, de presilla y pespunte y festón; por ejemplo en Minas Harlem se recuperaron 300 máquinas gracias a la recuperación de la plancha de aguja de la máquina de presilla de un innovador que obtuvo la categoría de relevante en el evento de fórum a nivel empresarial, labor de quienes aspiran a mejorar el desempeño de nuestra empresa; y se suma el trabajo de márquetin con una pancarta de comercialización con las prendas que hacemos para la población y los organismos”.

El colectivo de Confecciones Antares, con cinco talleres distribuidos entre los municipios de Jiguaní, Campechuela y Manzanillo, integrado fundamentalmente por mujeres, ratifica su compromiso con la productividad desde la creación innovadora.