Las potencialidades locales son imprescindibles

Foto Estudios Revolución
Foto Estudios Revolución

CAMAGÜEY. — A potenciar los sistemas productivos locales, por ser fuentes imprescindibles para el desarrollo del país, convocó el Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la reunión de trabajo que encabezó este lunes en Camagüey, en la cual se analizaron temas sensibles del país.

El mandatario —acompañado por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz—, valoró la situación epidemiológica de la tierra del Mayor, que no es de las más afectadas, pero acumula cifras que demandan mayor percepción de riesgo de la población, el personal de Salud y de las instituciones.

En los últimos 15 días Camagüey acumula números que disparan la alarma sanitaria, pues hasta el domingo se habían registrado 156 nuevos casos y 31 este lunes, la gran mayoría autóctonos, lo cual implicó el retroceso a la Fase III en el enfrentamiento a la pandemia. Aún permanecen activos 137 focos en siete de los 13 municipios, en los cuales se mantiene una vigilancia reforzada.

Díaz-Canel apuntó que las violaciones a los protocolos diseñados para contener la propagación de la COVID-19 «han abierto brechas para su transmisión, y originado chapucerías y negligencias en su enfrentamiento».

Y, subrayó la necesidad de reducir la toma y procesamiento de los PCR a solo 24 horas, para informar con prontitud a la población los resultados, agilizar el traslado de sospechosos y contactos hacia los hospitales y centros de aislamientos, y reponer a Camagüey la tecnología del laboratorio, que se había trasladado hacia la hermana Santiago de Cuba ante su contingencia sanitaria.

También formó parte del debate el acercamiento a las principales insatisfacciones de la población sobre la implementación de la Tarea Ordenamiento en esta geografía centro-oriental.

Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, insistió en que los precios no pueden ser el reflejo de la ineficiencia de instituciones del sector empresarial, y no pueden aumentar por encima de lo que se diseñó en la Tarea Ordenamiento.

Ejemplificó varias insatisfacciones, como las que emanan en el transporte público en comunidades rurales del municipio de Guáimaro y el precio del pasaje de los acompañantes de los medibús y los taxis que transportan a pacientes hemodializados, entre otros.

El Jefe de Estado cubano cuestionó al respecto: « ¿Por qué permitir que se acumulen los problemas y no buscar la forma de adelantarnos a ellos? Todos los casos antes mencionados requerían de un análisis en su contexto, lo cual los hubiera solucionado».

Afirmó que ha faltado preparación de los cuadros para implementar los cambios correctamente, desde las normas jurídicas, y se mostró preocupado por la casi nula petición en el sector empresarial camagüeyano de créditos de capital de trabajo, lo cual puede originar futuras cadenas de impagos.

El viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, subrayó que se impone revisar los costos y gastos indirectos de las empresas, y sus componentes importados, para elevar la eficiencia de la entidad.

Consideró al empleo como uno de los aspectos básicos de la Tarea, pues mientras en el mundo crece aceleradamente el desempleo y los cierres de fábricas, en Cuba se estimula la oferta de trabajo como vía para el desarrollo sostenible de la nación.

Por su parte, el viceprimer ministro  Jorge Luis Tapia Fonseca instó a trabajar con mayor eficiencia y urgencia en los programas de producción de alimentos y autoabastecimiento local, pues en Camagüey no se cumple con la siembra de plátano, boniato y yuca, entre otros renglones. Llamó además a los encadenamientos productivos entre las instituciones y a aplicar la ciencia en cada proceso de la agricultura.