Más energía por la sustitución de importaciones (+FOTOS)

Manzanillo. Junio 13.- Cuba es un país con una economía que no le permite realizar compras en el exterior de grandes cantidades de recursos que se necesiten para garantizar la estabilidad de los servicios eléctricos en la nación, situación que se agrava por el férreo bloqueo económico, comercial y financiero que el gobierno de los Estados Unidos impone a la isla.

Es por eso que la sustitución de importaciones es la garantía de poder ahorrar el recurso monetario, que se podrá utilizar en otras inversiones para el beneficio del pueblo. Este importante programa del país se logra con el ingenio, el compromiso,  la entrega y pasión con que los obreros enfrentan cada jornada de labor con importantes aportes en las innovaciones que permiten mantener y elevar la productividad de nuestros centros, y en especial el de mantener los recursos eléctricos al alcance de todos.

Una muestra en Manzanillo lo constituye el colectivo del taller que forma parte de la Unidad Básica Empresarial  (UEB) Fábrica de Transformadores Latinos, la cual mantiene  su sede principal en La Habana, perteneciente a la Empresa  de Producciones Electromecánicas.

Allí laboran en total 30 trabajadores, de ellos 25 están vinculados directamente a la producción, y los restantes pertenecen al cuerpo de protección de la entidad.

Enrrolladores, operarios de ensamble de los transformadores, otros de conexión y soldadura, laboratoristas de ensayos eléctricos y de medios de protección, se encargan cada jornada  de garantizar con calidad la recuperación de los transformadores eléctricos defectuosos de casi toda la nación cubana.

El ingeniero Sandro Benítez Ramírez, especialista principal y jefe de la entidad comenta que aquí, “recibimos  de todas las empresas eléctricas del país, principalmente de las provincias orientales de la isla, los transformadores que se dañan. Para esto tenemos un área de recepción ubicada en el puerto del municipio, allí se desarman estos equipos, se recuperan la mayor parte posible de las piezas como los  núcleos, los tanques, los bushing, y la tornillería, las cuales se trasladan para acá para el taller  que es donde se vuelven a enrollar”.

Sandro Benítez Ramírez, especialista principal y jefe del taller de transformadores Manzanillo //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Para brindar sus aportes a la tan necesaria sustitución de importaciones aquí, “la mayor fuerza está en los transformadores que logramos recuperar en nuestro taller con el esfuerzo y la entrega diaria de los trabajadores nuestros. Esto permite que Cuba no tenga que comparar estos equipos en el exterior, a veces a un tercer país producto al criminal bloqueo norteamericano contra nuestra nación, en un precio aproximado de los 1200 dólares cada uno, mientras que los que logramos producir aquí salen con un costo promedio de los 750 dólares la unidad”.

Pero lograr esto no es tan fácil porque  aquí  se trabaja con unas vetustas maquinarias italianas y rusas  a las que el movimiento de innovadores y racionalizadores de  este taller logra mantener funcionando. “Aquí siempre hay alguna innovación que sale del ingenio de los trabajadores, constantemente hay que estar innovando porque como son piezas recuperadas, existen muchas que hay que volverlas hacer. Para esto contamos con un colectivo de trabajadores  que se destacan  en esta tarea”.

“Estos son elementos que se pueden confeccionar en nuestro taller o recuperarlos mediante la innovación”.

“Nuestras maquinarias son un poco viejas, muchas de ellas trabajan gracias al aporte de los aniristas, pues son tornos  eléctricos de unos cuantos años de explotación que se han recuperado y convertido en máquinas de enrollar. Esto no influye en la calidad porque  a pesar de que en un equipo nuevo sea más rápido el proceso, con las nuestras  resulta más lento pero se garantiza la misma calidad con las de fábrica”.

Un aporte significativo aquí es lo que se alcanza en el laboratorio de ensayos eléctricos a medios de protección, “este le brinda servicio a  todas las provincias orientales, y trabaja en función  de comprobar y garantizar la calidad y el aislamiento de todos los medios de protección que usan las empresas eléctricas. Aquí  se  certifican que todos los medios de protección que usarán los eléctricos cubanos están   listos para emplearse”.

Este taller garantiza en la actualidad la producción trimestral, para eso la entidad deberá tener al día la entrada de las materias primas. “Del actual  trimestre tenemos garantizada toda la materia prima, la fundamental es el alambre, el cual viene importado y llega hasta acá por las gestiones de la empresa principal que está en la capital cubana. En la actualidad estamos realizando unos 100 transformadores mensuales, y se comprueban unos 150 ó 200 medios al mes”.

Aquí el compromiso de los trabajadores en cuanto  a garantizar la sustitución de importaciones es vital. “Ya que sin ellos  no es posible el trabajo”.

Estos obreros cada año tienen un plan a cumplir en la recuperación  de unos mil transformadores y como garantía en el aporte a la sustitución de importaciones se logran procesar aquí más de 1200. Por este concepto en el 2019 se alcanzó en el centro la cifra de los 1251 transformadores entregados a las distintas empresas eléctricas del país, lo que aportó dos millones 500 mil pesos realizados en venta con una utilidad de 800 mil pesos.

Fotos de Eliexer Pelaez Pacheco 

Taller de transformadores eléctricos de Manzanillo
Cartel identificador del centro
Parte exterior del taller
El área de recepción del centro está ubicada en el puerto del municipio, donde se desarman estos equipos y son llevados para el taller
El área de recepción del centro está ubicada en el puerto del municipio, donde se desarman estos equipos y son llevados para el taller
En el taller se recepcionan los transformadores rotos de casi todo el país, específicamente del oriente de la isla
Los enrolladores realizan su labor
Los operarios de ensamble de los transformadores realizan sus labores
El operario de conexión y soldadura realiza su labor
En el laboratorio de ensayos eléctricos se comprueba la calidad de los transformadores recuperados
En el laboratorio de ensayos eléctricos a medios de protección se comprueban la calidad de estos artículos
En el laboratorio de ensayos eléctricos a medios de protección se comprueban la calidad de estos artículos
En el aporte a la sustitución de importaciones, al desarmar los transformadores rotos se recuperan las piezas como los bushing
En el aporte a la sustitución de importaciones, al desarmar los transformadores rotos se recuperan las piezas como los bushing
Cada año aquí se cumple el plan previsto en la recuperación de los 1000 transformadores, en cifras superiores a los 1200