Fermín Valdés Domínguez: patriota y amigo

Foto de Internet
Foto de Internet

En el año 1910, un día como hoy, 13 de junio, muere en La Habana Fermín Valdés Domínguez, patriota que trasciende a la historia principalmente por su fecunda amistad con José Martí.

De Fermín, no obstante, es necesario hablar de otros vínculos necesarios pues tuvo una intensa vida como patriota, médico y científico; todo ello a pesar de haber sido entregado a una Casa de Beneficencia junto a su hermano a pocos días de nacer, en julio del año 1853.

Ambos hermanos son adoptados por ese entonces por José Mariano Domínguez,  noble sacerdote cuya biblioteca fue base para la formación política de Fermín y su compañero de estudios, José Martí.

La amistad entre estos dos grandes patriotas de la historia cubana alcanza su máxima estatura en 1869 en la actitud que toma Fermín para proteger a su amigo ante un tribunal español cuando ambos redactan una carta en la que llaman traidor a un compañero por aliarse al cuerpo de voluntarios españoles.

Valdés Domínguez reinicia sus estudios después de cumplir condena y en 1871 aparece entre los estudiantes de medicina acusados de profanar la tumba del periodista español Don Gonzalo de Castañón, y nuevamente corre el riesgo de ser ejecutado por las autoridades colonialistas.

Luego de cumplir nuevamente prisión  Fermín Valdés Domínguez,  es deportado a España, culmina su carrera en 1876 y regresa a Cuba con la intención de establecerse como galeno;  nunca abandona los esfuerzos de luchar por la independencia patria.

Después de la caída en combate del Apóstol de Cuba se incorpora a la manigua donde labora en las jefaturas de Sanidad Militar del Ejército Libertador y representa a Camagüey en la Asamblea Constituyente de Jimaguayú.

Al concluir la Guerra de Independencia, Fermín regresa a sus faenas como médico y se opone a la corriente anexionista que impone para los cubanos el gobierno imperialista.

Sin dudas, es Fermín Valdés Domínguez, uno de esos hombres necesarios en el estudio de la historia patria; con una actitud comprometida y fiel a sus principios de hombre digno y justo, atesora en sí la esencia del patriota, el profesional y el amigo.