Por quien merece amor (+FOTOS)

En el hogar materno Rosa Elena Simeón de Manzanillo se brinda mucho amor a todas las futuras madres // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Mayo 10.- Yulenia Sánchez Morilla es una manzanillera que a los 38 años por fin va cumplir uno de sus más anhelados sueños, el de ser madre. Ella después de transitar por varias secciones de la consulta de infertilidad y planificación familiar, pues perdía todos los embarazos, ya había casi abandonado este deseo cuando la vida por fin le facilitó este propósito.

Su sorpresa no sólo quedó en la noticia de convertirse en progenitora, sino que además quiso el destino que su primer parto sea por partida doble, pues ella tiene un embarazo gemelar.

Por esta razón ella junto a tres pacientes más que también presentan este tipo de embarazo reciben atenciones esmeradas en el único materno de la ciudad Rosa Elena Simeón.

Yulenia Sánchez Morilla recibe atenciones especiales en este hogar materno por las complejidades de su embarazo // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

“Me ha costado mucho quedar embarazada y desde que por fin lo logré el sistema de salud nacional a través del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) se encargó de trasladarme hasta esta institución para recibir todas las atenciones que necesito por todos los riesgos.”, dice Yulenia

“Aquí me cuidan mucho, recibo muchas atenciones diaria, mi alimentación es diferenciada, constantemente me toman los signos vitales, tengo una enfermera que se encarga de esas atenciones permanentes. Estoy muy contenta de los cuidados y las atenciones que he recibido aquí tanto por el personal de la salud como el personal de servicio. Aquí nos tratan como si las embarazadas fuéramos lo más sagrado que existe, siempre hay alguien pendiente a ti”, agregó Sánchez Morilla.

Esta muchacha, que ahora transita por su quinto mes de gestación, cuando le detectaron el embarazo estuvo dos semanas ingresada en el hospital ginecobstétrico Fe de Valle por dos semanas debido a la inestabilidad de su hipertensión y luego se trasladó hasta este centro donde se velan a las futuras madres.

La adolescente María Zequeira Ramírez recibe atenciones aquí por su embarazo gemelar // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Otra de las pacientes con embarazo gemelar es María Zequeira Ramírez, una joven de 17 años que ya tiene ocho meses de gestación dice que “aquí las enfermeras son muy preocupadas por nosotras y nos atienden muy bien”.

“Las embarazadas que necesiten de atenciones como estas es mejor que permanezcan aquí, porque tienen cuidados especiales y al guía del personal médico. El apoyo de las familias debe ser el mejor porque no lo pueden ver como algo que nos distancia por un tiempo, sino que aquí es donde su bebé y embarazad va a estar bien por el cuidado que se nos brinda”, concluyó esta muchacha que estudia en la academia de deportes Alfredo Uset la especialidad de tenis de campo.

A ellas como a las otras embarazadas de la entidad la enfermera Marisol Díaz y sus colegas dedican mucha entrega para velar por la salud de ellas y su bebé. Como también lo hace la doctora Idalmis Xiomara Álvarez López Chávez, especialista de primer grado en Medicina General Integral (MGI), médico asistencial de la institución.

Yulenia Sánchez Morilla y María Zequeira Ramírez, ambas gestantes con embarazo gemelares junto a la enfermera Marisol Díaz // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Yulenia Sánchez Morilla y María Zequeira Ramírez, ambas gestantes con embarazo gemelares junto a la enfermera Marisol Díaz // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Aquí se reciben a las gestantes que pertenecen a los cinco policlínicos del municipio  y por la capacidad para los ingresos esta institución es declarada como tipo dos, pues tiene 30 camas y pertenece al policlínico donde se encuentra regionalizado.

También este centro tiene como servicio la atención a las embarazadas del llamado ingreso de día con una capacidad de 25, las cuales en estos momentos por la situación epidemiológica son aisladas en sus viviendas con las atenciones del consultorio médico de la familia.

Con orgullo la doctora Idalmis señala que “este hogar constituye un centro de referencia municipal comunitario, donde existen las condiciones estructurales y funcionales semejantes al propio hogar de la embarazada, un sitio donde se trata de conservar además la cultura integral de la propia localidad y se ingresan pacientes que por su características o por situaciones geográficas que vivan en lugares distantes  para tratar de que en el momento del parto estén próximas a la institución hospitalaria materno infantil.”

Idalmis Xiomara Álvarez López Chávez, médico asistencial de la institución // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

“Aquí también se ingresan a gestantes con embarazos gemelares a partir de las 20 semanas por el alto riesgo obstétrico que tienen, otras con ganancias insuficientes de peso para lograr una recuperación nutricional y evitar el recién nacido bajo pesos al nacer, al igual que las mujeres de riesgo social a partir de las 20 semanas como madres adolescentes, solteras, con una disfunción familiar severa para brindar apoyo, seguridad y mejor seguimiento a la atención prenatal”, remarcó la doctora.

De los 30 años que tiene el hogar de fundado  la doctora Idalmis lleva dos décadas brindando sus servicios aquí y para ella “esto forma parte de mi vida porque a diario dedico mi amor, cada que recibo a una embarazada pienso en el futuro.

“En este tiempo el centro ha sido declarado con las condiciones de colectivo Vanguardia Nacional por varias ocasiones consecutivas, así como Amigo de la madre y el niño, entre otros”, dice la  doctora Álvarez López.

"Este hogar forma parte de mi vida porque a diario dedico mi amor a todas las embarazadas" señaló la Dra Idalmis Xiomara Álvarez López Chávez // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
“Este hogar forma parte de mi vida porque a diario dedico mi amor a todas las embarazadas” señaló la Dra Idalmis Xiomara Álvarez López Chávez // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Aquí se reciben los alimentos de cooperativas del territorio y de empresas estatales encargadas del abastecimiento para lograr la variedad en las comidas de las pacientes. Incluso muchas veces se reciben donaciones de campesinos del territorio que han llegado con cargas especiales para este lugar.

Una parte esencial es la correcta alimentación de estas mujeres para eso la licenciada Milay López Figueiras, especialista en nutrición u dietética del hogar con 16 años de labor en este centro. “Este trabajo tiene gran importancia porque le enseñamos a las embarazadas como deben tener una alimentación saludable, con una dieta equilibrada, balanceada, suficiente, completa, a mejorar sus hábitos nutricionales,  le brindamos  a las pacientes charlas educativas para que tengan una ganancia de peso al termino del embarazo favorable y un alumbramiento feliz”.

Aquí la alimentación a las embarazadas es esencial // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Aquí la alimentación a las embarazadas es esencial // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
El centro recibe alimentos de las cooperativas, campesinos y centros estatales encargados del abastecimiento // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
El centro recibe alimentos de las cooperativas, campesinos y centros estatales encargados del abastecimiento // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
El personal de la cocina se entrega a diario con responsabilidad a su labor // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
El personal de la cocina se entrega a diario con responsabilidad a su labor // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Antonia María Verdecia Guzmán es la mayor responsable de recibir a todo le personal en este centro, pues como recepcionista cumple una eficiente labor durante dos años, de los 35 que lleva en el sector de la salud.

Ella comenta que su trabajo es importante y que se siente muy bien aquí porque “es un personal muy entregado, amistoso, y si hace falta mi apoyo en cualquier otro trabajo como de limpieza, o en la cocina, también lo hago, para que las atenciones aquí sean superiores”, dijo esta obrera a quien igual me la encontré realizando labores de higienización en el pasillo central del centro.

Antonia María Verdecia Guzmán, recepcionista del hogar materno // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Otro personal importante de esta entidad es el que brinda los servicios esenciales como la protección del lugar, la limpieza, y la cocina. Todos con una lata responsabilidad, entrega y sacrificio en el cuidado de las futuras madres que aquí permanecen durante el tiempo necesario de su gestación.

Aquí desde hace 10 años las embarazadas cuentan con el servicio de estomatología. La licenciada Melba Vera Aguilera  es la especialista, quien junto a Marbelis su técnico, se esmeran en las tenciones a las gestantes. “Toda embarazada que entre a este hogar se le realiza su chequeo estomatológico a pesar de que ya deben venir de su área de salud con el alta estomatológica, pero aquí se le da continuidad a sus atenciones. Le brindamos también charlas educativas sobre  la importancia de la lactancia materna, el cuidado,  la salud e higiene bucal, sobre la alimentación y dietas”.

“Este servicio es importante porque así se evitan las infecciones que generalmente en el embarazo por los cambios hormonales pueden presentar caries, e inflamaciones en las encías, y nostras aquí las tratamos para que ellas estén sanas y aptas para todo su gestación”, agregó Vera Aguilera.

La doctora Melba Vera Aguilera junto a su técnico Marbelis se encarga de la atención estomatológica de las gestantes // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
La doctora Melba Vera Aguilera junto a su técnico Marbelis se encarga de la atención estomatológica de las gestantes // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Este es un centro distintivo, su primera administradora fue María Antonia Cisnero y la segunda al mando Miriam Saplugas, ambas tuvieron la oportunidad de ser sus fundadoras.  Hoy por ser el día de las madres le dedicamos este reportaje especial como otro de nuestros aplausos a su personal de servicios médicos y paramédicos.

Aquí se valora bien la vida, porque es la madre el ser más grande y sagrado que tiene una persona. Es alguien al que le debemos el respeto y la entrega total de todos los días, porque es quien, durante toda la vida, merece amor.