Quinto día consecutivo de protestas en Estados Unidos por asesinato de George Floyd

Una treintena de ciudades del país, desde Los Ángeles a Chicago, pasando por Cleveland, Washington DC y Nueva York, están siendo escenario de protestas por la muerte de George Floyd, un hombre negro, que murió a manos de la policía el pasado lunes en Mineápolis.

En esa localidad, centenares de personas se congregaron minutos antes de que empezara el toque de queda nocturno decretado por las autoridades a partir de las 20:00 hora local, en la zona del Quinto Distrito, donde el viernes una sucursal bancaria y una comisaría fueron incendiados.

Las escenas de coches policiales incendiados, carreteras bloqueadas, ventanas rotas y el lanzamiento de cócteles molotov se repitieron en distintos puntos de EEUU, donde la policía empleó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes.

En Filadelfia, los participantes en las concentraciones destruyeron un vehículo de la policía e hicieron pintadas e intentaron arrancar la estatua del exalcalde Frank Rizzo en el centro de la ciudad. Rizzo, fallecido en 1991, fue comisionado policial.

Entretanto, en lugares como Chicago y Los Ángeles, los manifestantes se enfrentaron a la policía, que disparó balas de goma contra ellos. El Departamento de Seguridad Pública de Pittsburgh, en el estado de Pensilvania, señaló en Twitter que varios oficiales de policía había resultado heridos durante los disturbios en esta localidad, mientras que tres periodistas habían sufrido lesiones o habían sido atacados por los participantes en las protestas.

Miles de personas protestaron por tercer día consecutivo en Nueva York, al tiempo que las autoridades anunciaron la detención de dos hermanas acusadas de lanzar el viernes un cóctel molotov a la policía. En Washington DC, cientos de personas se congregaron en las inmediaciones de la Casa Blanca, y hubo escaramuzas con el Servicio Secreto, encargado de la seguridad en la mansión presidencial, después de que derribaran una valla.

Manifestantes destruyeron un coche policial en Nueva York. Foto: EFE

En la costa oeste, el Departamento de Policía de Seattle informó en un comunicado de que “tras horas de protestas pacíficas, la multitud se volvió violenta y agresiva, y comenzó a tirar botellas contra los oficiales”. Como resultado de esos altercados varios manifestantes y agentes han resultado heridos, indicó la policía. El centro de Miami (Florida) fue testigo de una protesta de dos millares de personas, como parte de una convocatoria de organizaciones sociales.

Seis estados -Georgia, Kentucky, Wisconsin, Colorado, Ohio y Utah- se unieron este sábado a Minesota para ordenar la movilización de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva, para hacer frente a los disturbios. Varias ciudades han decretado el toque de queda, como Atlanta, donde el viernes las protestas fueron especialmente violentas.

Medidas similares se han adoptado en Cleveland (Ohio), Pittsburgh (Pensilvania), Los Angeles (Colorado), Louisville (Kentucky), Denver (Colorado) y Milwaukee (Wisconsin).

Miles protestan en Nueva York, llegando a los 5 distritos y la Torre Trump

Protestas en Nueva York contra el racismo. Foto: The New York Times

Miles de manifestantes que protestaban por la muerte de George Floyd salieron a las calles de la ciudad de Nueva York por tercer día el sábado, bloquearon el tráfico, prendieron fuego a los vehículos de la policía y se pelearon con oficiales en marchas simultáneas que arrasaron los cinco condados y se detuvieron brevemente fuera de Trump Torre en el centro de Manhattan.

Durante gran parte de la tarde, hasta bien entrada la noche, multitudes de manifestantes con carteles y cánticos se abrieron paso a través de Harlem, East Village, Times Square, Columbus Circle, Jackson Heights en Queens, la sección Flatbush de Brooklyn y partes del Bronx y Staten Island, que a veces parece moverse de forma independiente, pero en otros momentos parece que se separa, se une y vuelve a astillarse de una manera que pone a prueba la capacidad de la policía para mantener el control.

La mayoría de las acciones fueron pacíficas, con manifestantes saludando a la policía con salvia en llamas o gritando el nombre del Sr. Floyd para llorar su muerte el lunes pasado a manos de un oficial de policía de Minneapolis. “No estoy aquí para pelear con alguien”, dijo Eldon Gillet, de 40 años, que estaba en las calles de Brooklyn. “Estoy aquí para luchar contra un sistema”.

Pero las protestas se volvieron violentas a intervalos cuando la gente volcó los botes de basura, rompió los escaparates de las tiendas, prendió fuego a los autos de la policía y arrojó botellas y otros escombros a la multitud de oficiales.

Al anochecer, hubo docenas de arrestos, incluidos al menos siete fuera de la Torre Trump, donde varios manifestantes rechazaron las órdenes oficiales de salir de la Quinta Avenida y dirigirse a las aceras. “¡No hay aceras!” los manifestantes gritaron allí. “Esta es una protesta. Pertenecemos a las calles “.

Uno de los momentos más tensos del día, capturado en un video que rápidamente se volvió viral, llegó en Flatbush Avenue en Park Slope, Brooklyn, donde los policías en un SUV fueron bloqueados por una multitud de manifestantes que llevaban una barricada de metal amarillo.

Cuando otros manifestantes arrojaron el vehículo, y un segundo SUV de la policía, con objetos de la calle, los autos repentinamente se lanzaron hacia la multitud. No estaba claro de inmediato si alguien resultó herido, y un portavoz de la policía dijo el sábado por la noche que el departamento no tenía comentarios sobre el video.

El alcalde Bill de Blasio, en una conferencia de prensa el sábado por la noche, dijo que no iba a culpar a los oficiales “que estaban tratando de lidiar con una situación absolutamente imposible”.

“La gente que estaba convergiendo en ese auto policial hizo lo incorrecto para empezar y crearon una situación insostenible”, dijo el alcalde. “Desearía que los oficiales encontraran un enfoque diferente, pero comencemos por el principio. Los manifestantes en ese video hicieron lo incorrecto para rodear el auto de la policía, punto “.

Las protestas de Nueva York fueron parte de una creciente ola de manifestaciones, marchas y enfrentamientos con la policía de costa a costa, con la Guardia Nacional desplegada en varios estados y toques de queda impuestos en ciudades como Minneapolis, Chicago, Los Ángeles y Atlanta. Pero el Sr. de Blasio dijo que no emitiría un toque de queda, citando la efectividad del departamento de policía y lo que calificó como un pequeño número de protestas por una ciudad de 8 millones de personas.

Durante la mayor parte de la noche, Brooklyn fue el centro de la violencia. En Bedford Avenue en Flatbush alrededor de las 5:30 p.m., un gran grupo de manifestantes se enfrentó a la policía en una serie de melees callejeros que empujaban y tiraban. Los oficiales respondieron con billy clubs y gas pimienta. Un helicóptero policial voló bajo sobre la multitud, golpeando a las personas con ráfagas de viento.

Los bomberos apagaron un coche de policía en llamas en Church Avenue en Brooklyn. Foto: .Stephanie Keith / The New York Times

Trump amenaza a los manifestantes de la Casa Blanca con ‘perros viciosos’ y ‘armas siniestras’

Trump habló con los periodistas antes de abordar el Marine One en la Casa Blanca el sábado. Foto: Anna Moneymaker / The New York Times

Un día después de afirmar que no tenía la intención de sugerir que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deberían disparar a las personas que formaron parte de los disturbios en Minnesota, el presidente Trump dijo el sábado que el Servicio Secreto había estado preparado para atrapar a los “perros más viciosos” en los manifestantes afuera Las puertas de la Casa Blanca el viernes por la noche.

Esos comentarios fueron los primeros de varios de los que hizo Trump a lo largo del día que se desviaron violentamente en tono y contenido, desde amenazas de violencia contra los manifestantes fuera de la Casa Blanca en la mañana hasta sonar notas de simpatía por el dolor causado por el “horror” de brutalidad policial por la tarde a una serie de mensajes vespertinos en Twitter, incluido uno que defiende a la policía en la ciudad de Nueva York.

Y llegaron cuando el presidente enfrentaba tres crisis simultáneas: el creciente número de muertos por la pandemia de coronavirus, las consecuencias económicas de las medidas tomadas para controlarlo y la violencia y los disturbios que se desarrollan en varias ciudades de los Estados Unidos.

“Gran trabajo anoche en la Casa Blanca por parte de los Estados Unidos @SecretService “, tuiteó Trump en una serie de cuatro publicaciones el sábado por la mañana. “No solo eran totalmente profesionales, sino muy geniales. Estaba dentro, observaba cada movimiento, y no podría haberme sentido más seguro ”.

Continuó que el Servicio Secreto había permitido a los manifestantes “gritar y despotricar tanto como quisieran” y solo actuó cuando “alguien se puso demasiado juguetón o fuera de lugar”.

Agentes del Servicio Secreto afuera de la Casa Blanca el viernes por la noche. Foto: Jim Lo Scalzo / EPA,

“La línea del frente fue reemplazada por agentes nuevos, como la magia”, agregó. “Gran multitud, organizada profesionalmente, pero nadie estuvo cerca de romper la valla. Si lo hubieran hecho, habrían sido recibidos con los perros más viciosos y las armas más siniestras que he visto. Fue entonces cuando la gente habría sido muy lastimada, al menos “.

Trump afirmó que los agentes del Servicio Secreto le habían dicho que estaban clamando por involucrarse con los manifestantes. “Ponemos a los jóvenes en primera línea, señor, les encanta y buenas prácticas”, dijo que le habían dicho.

También pareció invitar a sus propios partidarios a reunirse afuera de la Casa Blanca el sábado para contrarrestar a los manifestantes, a pesar de la prohibición de las reuniones de más de 10 personas en Washington en medio de la pandemia de coronavirus.

“Esta noche, entiendo, ¿es NOCHE MAGA EN LA CASA BLANCA?” tuiteó, usando el acrónimo de su primer eslogan de campaña, “Make America Great Again”. E intentó describir a los manifestantes como agitadores reclutados en lugar de personas que se reunían orgánicamente para hacer una declaración.

Afuera de la Casa Blanca el sábado por la noche, los manifestantes pasaron horas en enfrentamientos con la policía, arrancando barricadas y lanzando proyectiles y recibiendo gases lacrimógenos y balas de goma. Algunos edificios cercanos fueron destruidos y los vehículos fueron incendiados. No había señales de que los partidarios de Trump hubieran resultado en cantidades significativas.

Decenas de miles en las calles de Estados Unidos la noche del sábado

Manifestantes en Los Ángeles el sábado, luego de que una marcha pacífica se volvió más violenta. Foto: Bryan Denton / The New York Times

Decenas de miles de personas estaban en las calles de los Estados Unidos el sábado por la noche, mientras las manifestaciones se extendían de costa a costa en un paroxismo nacional de ira que vio incendiar edificios, saquearon negocios y una respuesta agresiva de las autoridades.

Las protestas han tenido lugar en al menos 48 ciudades y han llegado a las puertas de la Casa Blanca en los días posteriores a la muerte del Sr. Floyd en Minneapolis. La imposición de toques de queda por los alcaldes parecía estar más extendida el sábado que en cualquier otro momento desde el asesinato de Martin Luther King Jr. en 1968.

En Indianápolis, una persona murió y otras tres resultaron heridas cuando un hombre armado disparó contra una protesta, dijo la policía .

En Chicago, los manifestantes se pelearon con la policía el sábado por la tarde, quemaron al menos una bandera y marcharon hacia el Trump International Hotel and Tower antes de dispersarse. Alrededor de 3.000 personas participaron en las protestas, según informes de noticias locales. Algunos vehículos policiales destrozados y dejaron edificios pintados con spray a su paso.

En Los Ángeles, el alcalde Eric M. Garcetti emitió un toque de queda, un día después de que la policía hizo más de 500 arrestos. La policía utilizó porras y balas de goma para dispersar a las multitudes y el gobernador Gavin Newsom activó la Guardia Nacional.

En San Francisco, el alcalde London Breed implementó un toque de queda cuando los manifestantes llegaron a su casa para protestar.

En el condado de Miami-Dade, Florida, el alcalde Carlos Giménez ordenó un toque de queda en todo el condado a partir de las 11 de la noche después de que al menos un automóvil de la policía se incendió cerca de la sede del Departamento de Policía de Miami. El gas lacrimógeno también se utilizó para dispersar a las multitudes el sábado por la noche en Jacksonville y Orlando.

En Washington, la Guardia Nacional se desplegó frente a la Casa Blanca, donde las multitudes que cantaban se enfrentaron con el Servicio Secreto y atacaron a un reportero de Fox New. Se iniciaron incendios en el parque Lafayette, a pocos pasos de la Casa Blanca.

En Filadelfia, al menos 13 policías resultaron heridos cuando los manifestantes comenzaron a incendiar y se volvieron violentos.

En la ciudad de Nueva York , miles de manifestantes salieron a las calles por tercer día, reuniéndose en marchas en Harlem, Brooklyn, Queens y fuera de la Torre Trump en el centro de Manhattan. Al final de la tarde, los manifestantes en la sección Flatbush de Brooklyn se enfrentaron a la policía en una serie de melees callejeros, arrojando botellas vacías y escombros a los agentes que respondieron con garrotes y gas pimienta. Un video mostraba un auto de la policía chocando contra una multitud.

En Richmond, Virginia, dos agentes de policía en el Capitolio del Estado fueron hospitalizados con heridas en las piernas después de ser golpeados por un bate de béisbol y una botella de cerveza, informó The Richmond Times-Dispatch . Anteriormente, la policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes, algunos de los cuales lanzaron fuegos artificiales y rompieron ventanas.

Biden apoya las protestas, pero rechaza la violencia

Joe Biden, candidato demócrata a la Casa Blanca. Foto: Europa Press.

El presunto candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, ha apoyado las protestas convocadas durante los últimos días en todo el país por la muerte de George Floyd durante una detención policial en Mineápolis, pero ha deslegitimado los disturbios que las acompañan.

“Protestar tal brutalidad es correcto y necesario. Es una respuesta completamente estadounidense. Pero la quema de comunidades y la destrucción consiguiente no lo es. La violencia que pone en peligro la vida no lo es. La violencia que destruye y cierra las empresas que sirven a la comunidad no lo es”, ha hecho saber Biden en un comunicado publicado en su web de Medium.

Biden ha recomendado que el acto de la protesta nunca ofusque el motivo de la misma antes de expresar su completa simpatía tanto por la familia de Floyd como por las víctimas de la crisis del coronavirus en Estados Unidos, dos fenómenos que han provocado la crispación y la tristeza de la población.

“Sé que un dolor tan oscuro y profundo a veces puede parecer demasiado pesado para soportar”, ha lamentado el que fuera vicepresidente de Estados Unidos bajo el mandato de Barack Obama.

“Así que esta noche pido a todo Estados Unidos que se una a mí, no para negar nuestro dolor o taparlo, sino que lo use para cruzar este umbral turbulento hacia la próxima fase de progreso, inclusión y oportunidad para nuestra gran democracia”, ha añadido.

Crecen los temores por posible aumento de casos de Covid-19 tras protestas

Policias antidisturbios en Estados Unidos. Foto: Getty Images.

Las protestas contra la violencia policial en Estados Unidos se extendieron con disturbios en varias ciudades la noche de este sábado (30.05.2020), tras la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía en Minnesota, aumentando los temores de que las aglomeraciones provoquen una nueva oleada de casos de coronavirus.

Las manifestaciones continuaron multiplicándose, a pesar de que el presidente Donald Trump prometiera detener ”en seco” las protestas iniciadas tras el asesinato de Floyd.

Varios líderes que piden calma en las zonas donde la gente ha destrozado escaparates de tiendas y vehículos policiales, han estado distribuyendo mascarillas y advirtiendo a los manifestantes sobre el riesgo que representa no acatar las medidas sanitarias ante la propagación de la enfermedad.

Trump designará como organización terrorista a movimiento Antifa

Donald Trump. Foto: Reuters.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado en su cuenta de Twitter, que su país designará como organización terrorista al movimiento de extrema izquierda Antifa (abreviatura de ‘antifascista’), al que el mandatario ya responsabilizó previamente por los disturbios durante las protestas por la muerte, el pasado lunes, de George Floyd, un afroamericano que acababa de ser detenido en Mineápolis.

En una serie de tuits, el mandatario felicitó a la Guardia Nacional por “el gran trabajo” que hicieron en Mineápolis (Minnesota), donde -dijo- bloquearon rápidamente “a los anarquistas liderados por Antifa, entre otros”. “¡Debería haberlo hecho el alcalde la primera noche y no habría habido problemas!”, aseguró Trump.

“¡La Guardia Nacional hizo un gran trabajo y debería usarse en otros estados antes de que sea demasiado tarde!”, expresó el presidente norteamericano.

Trump ya señaló la víspera a los grupos de extrema izquierda como culpables de los disturbios. “Es Antifa y la izquierda radical. ¡No culpen a los demás!”, tuiteó el mandatario, que insistió en otra publicación en que los que violan el orden público son “grupos organizados” que no tienen “nada que ver” con George Floyd.

(Información de Agencias, The Houston Chronicle, The New York Times)