Un equipo con una experiencia única (+Audios)

Un equipo conformado por dos doctoras especialistas en MGI, una enfermera y la jefa del grupo tienen una historia que contar   // Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Un equipo conformado por dos doctoras especialistas en MGI, una enfermera y la jefa del grupo tienen una historia que contar // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Las dos de la tarde del pasado sábado 29 de agosto quedará siempre en la memoria de un comprometido equipo de profesionales de la salud pública de Manzanillo, pues desde ese día tendrían una experiencia nueva que contar, el recibimiento en su área y la continuidad de la vigilancia epidemiológica a Vildania Vázquez Jiménez, una manzanillera que había resultado positiva a la COVID-19 y que llegaba con el alta del Hospital Clínico Quirúrgico provincial Celia Sánchez Manduley luego del tratamiento y aislamiento por su padecer.
La primera en recibirla fue la Dra Galia Porro Cruz, jefa del grupo básico del trabajo del Consejo Popular Andrés Luján Vázquez. Este equipo integrado por ella y las dos especialistas en Medicina General Integral (MGI), junto a la enfermera del Consultorio Médico de la Familia (CMF) número ocho del Reparto Nuevo Manzanillo, perteneciente al policlínico René Vallejo Ortiz, comenzarían una nueva aventura cargada de hermandad, solidaridad y amor al prójimo.
«Recibir a Vildania fue una experiencia bonita donde se mezclan un grupo de sentimientos, era la llegada de una compañera, que además es vanguardia porque ella siempre en su trabajo estuvo en la primera fila del combate, destacada en todas las actividades políticas, culturales, sindicales, en su departamanento con un trabajo de excelente calidad».

Dra Galia Porro Cruz //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


«Ella misma era la colaboradora que regresaba con la satisfacción del deber cumplido, pero que infelizmente en su propia labor, en las pesquisas en la hermana República Bolivariana de Venezuela se nos enfermó», cuenta la doctora.
«Nos correspondió recibirla después de un tratamiento y una esmerada atención en el Hospital Celia. Ese momento fue con saludos dados mediante los codos cuando realmente su mirada pedía un abrazo y un beso que por ahora nos ha quitado la COVID-19, pero le dimos la atención merecida», señaló Porro Cruz.
«Fuimos hasta su casa a hacerle la recepción con el interrogatorio completo que se le debía realizar para conocer los detalles desde que llegó a nuestro país hasta que tuvo los primeros síntomas, el estudio que llevó, el aislamiento, el tratamiento general y medicamentoso en el hospital».
«Inmediatamente le hicimos un examen físico completo y se le realizó la vigilancia, todo muy bien, mucha disciplina por parte de ella e higiene en su hogar, todo en verdad fue satisfactorio con ella», destacó la doctora Galia.
«Vildania se mostró muy comprometida al igual que su familia. Ya culminó la vigilancia exitosamente en el consultorio, y ahora se encuentra evaluándose en la comisión multidisciplinaria municipal. Hasta el día de hoy felizmente no ha tenido ninguna incidencia negativa, no tiene secuelas físicas ni psicológicas, ella está gozando de una buena salud», agregó Galia.

Luego de la acogida a este caso la doctora Yaima Tamayo Villarreal tuvo a su cargo la visita diaria dos veces en cada jornada para el seguimiento de la vigilancia estricta de Vildania en su hogar. Ella nos cuenta su experiencia en la atención y dice que fue muy novedosa ya que le «ayudó mucho a ser una persona más humana ante todo. Tuve que estudiar un poquito más porque por primera vez en nuestra área de atención primaria tuvimos un caso positivo a la COVID-19».

Dra Yaima Tamayo Villarreal //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

«Lo enfrentamos con mucha disciplina y responsabilidad ante todo, y el equipo básico de salud está muy orgulloso porque aprendemos cada día más», expresó la doctora Yaima.

La otra especialista en MGI es Nelsi Batista Torres quien dice que para ella esta también fue una experiencia única «porque al igual que Vildania fui a cumplir misión internacionalista en Venezuela, y a mi llegada a nuestro país en el momento de incorporarme a trabajar me encuentro que una colega resultó positiva a esta enfermedad. Inmeditamente me uní a este grupo para darle el seguimiento que necesitaba».

Dra Nelsi Batista Torres //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

«En esta oportunidad uno se crece porque este es un servicio humano, y además profesionalmente también porque llevamos nuestro autoestudio simultáneamente para atender a estos pacientes ya que es una dolencia nueva», expresó.

La enfermera Clarisbel Pérez Guerra tuvo una parte esencial en esta historia al protagonizar el contacto directo con Vildania, pues tuvo que tomarle la temperatura en cada visita, y chequear los signos vitales de esta paciente, siempre con todos los medios de protección.
«Yo fui una de las que la recibimos, a ella la acogimos con mucho amor y consagración. Fue una experiencia novedosa que tuvo todo su éxito. Recuerdo que cuando llegamos a su hogar esa tarde, le tomamos los signos vitales, le entregamos la solución de hipoclorito al 0,1 por ciento para la desinfección de las manos y el 0,5 para las superificies y el baño podálico.
Diariamente la visitamos al hogar y verificábamos el cumplimiento de las normas establecidas como el uso correcto del nasobuco, el aislamiento social, le explicamos que no podía recibir visitas durante ese período», dijo la enfermera.

Clarisbel Pérez Guerra //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Todas las integrantes de este equipo son mujeres, una muestra de que nuestras féminas son parte vital de la sociedad cubana, que se crecen ante las dificultades, se llenan de compromiso y entrega, y que son capaces de brindar todo el amor solidario a quien lo necesite, además de responder al llamado de la Patria cuando de salvar vidas se trata.

Una constante vigilancia mantuvo este equipo con Vildania //Foto Eliexer Pelaez Pacheco