Una esperanza de vida en la tercera edad

Sala de juegos para la estimulación neurocognitiva // Foto Lilian Salvat

Manzanillo. Noviembre Primero.- Las tercera edad es una etapa de la vida a la que nadie quiere llegar por sus limitaciones y en la mayoría de los casos múltiples dolencias que son propias de esta circunstancia por la que todos pasaremos y disfrutaremos.

Cuba no está exenta del envejecimiento poblacional del cual es víctima el resto de mundo hoy, dada la baja tasa de natalidad que en los últimos tiempos prevalece; la provincia de Granma es una de las más envejecidas del país y dentro de ella se destaca este costero territorio como el de mayor índice  en los últimos años, razón tal para que muchos sean los esfuerzos que el estado dedique a este sector poblacional.

El trabajo con los adultos mayores es prioridad pese a las limitaciones del bloqueo económico, financiero y comercial establecido por  el gobierno de los Estados Unidos contra nuestro país, esto no imposibilita la esmera atención que reciben los ancianos que pertenecen a la casa de abuelos Celia Sánchez Manduley de aquí,  con disimiles  acciones encaminadas al cuidado y a la rehabilitación de estas personas.

Este hogar seminterno para personas de la tercera edad cuenta con varias aéreas para el esparcimiento donde los abuelitos desarrollan actividades dirigidas a su ejercitación cognitiva, del pensamiento y la memoria además de consultas especializadas con profesionales de la propia área de salud.

Susel Aguilar Mantero, sicóloga de esta institución asistencial comenta que allí se les brinda un apoyo sicológico y emocional, “muchos de estos abuelitos tiene una situación difíciles en los hogares, no solamente materiales sino también de apoyo social y familiar, aquí ellos encuentran un espacio donde se pueden relacionar  con su mismo grupo etario, además se les da prioridad en la atención médica “.

La preocupación  llega no solo a su estado físico y sicológico, trasciende hacia su nivel cultural, “hace pocos meses concluyó el primer curso de la universidad del adulto mayor, dándole la posibilidad de que ellos se instruyan, aumenten en su educación, crezcan en sus conocimientos y se sientan útiles”, agrega la especialista.

Susel Aguilar Montero, Psicóloga de la casa de abuelos Celia Sánchez Manduley // Foto Lilian Salvat
Susel Aguilar Montero, Psicóloga de la casa de abuelos Celia Sánchez Manduley // Foto Lilian Salvat

“De acorde a sus preferencias y  edad  reciben actividades encaminadas a su esparcimiento, son muy bien recibidas la que se coordinan con la dirección de cultura, la casa de la trova, además de las que se planifican por el Instituto Nacional de Deporte Educación física y Recreación (INDER)”.

“Este hogar cuenta  una sala juegos donde tienen la estimulación neurocognitiva que es muy importante en esta etapa porque sabemos que con los mismos declives del ser humano hay funciones cognitivas que se van perdiendo y se van deteriorando como la memoria, el conocimiento, el lenguaje y otras también se pueden estimular”.

Este centro geriátrico de la ciudad del golfo  acoge  hoy más de treinta   abuelos que lo necesitan por sus condiciones y calidad de de vida, “aquí reciben la atención necesaria para reincorporarse a su medio social, llegan aquí por disimiles situaciones, algunos por condiciones de duelo, otros porque no tienen quienes se ocupen de ellos durante el día o por que viven solos”.

Aquí  reciben ayudas de muchas maneras no solo las materiales sino psicológicas, este es un lugar de tránsito, se les brinda un seguimiento por un equipo multidisciplinario que los atienden cada tres meses y los sigue en sus padecimientos, cuando ya están aptos se reincorporan a la sociedad y le dan oportunidad a otros abuelitos.

Reciben atención médica periodicamente// Foto Lilian Salvat
Reciben atención médica periodicamente// Foto Lilian Salvat