Con la juventud se pudo, se puede y se podrá

En tiempos donde el mundo parece revuelto y convulso, donde es evidente el azote del nuevo coronavirus y la economía está en franca crisis, la juventud se crece, una vez más dice presente y da un si por Cuba.

Desde los inicios de la Revolución y las gestas libertarias cubana, son los jóvenes los que siempre están presente en cada una de las grandes hazañas que atesora la historia de Cuba; hoy es momento de salir adelante, de emprender y demostrar que siempre hay más que dar.

La situación actual lo exige, seguir lo que orienta la dirección del país; es necesario producir alimentos, el pueblo lo precisa, es prioridad que cada cual coseche su pedacito y produzca para bien de todos.

Las nuevas generaciones de cubanos son de vital importancia en la lucha contra las ilegalidades y las campañas mediáticas, su actuación oportuna y eficaz ayuda a continuar cimentando los principios éticos de esta sociedad socialista que nos regaló nuestro invicto Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien siempre estuvo confiado de lo que depositaba en las manos de la juventud cubana.

Es tiempo de no menguar, de continuar y de no rendirse, aún cuando el gobierno de los Estados Unidos de América recrudezca cada vez más el injusto bloqueo económico financiero y comercial contra nuestra bella isla caribeña; de salir al paso a hechos que constituyen demostraciones de agresión contra los valores que se cultivan en esta Patria libre.

Le corresponde a las nuevas generaciones hacer más cada día y defender al precio de cualquier sacrificio los preceptos de nuestra identidad, es la juventud cabezal esencial en la obra de la Revolución, en el cotidiano cumplimiento del deber.

Desde sus inicios, la Revolución siempre ha tenido a los jóvenes en sus tareas y de punto clave en cada una de las luchas para alcanzar la victoria definitiva, es la juventud con la que se cuenta para demostrar que si se pudo, si se puede y si se podrá continuar con nuestro sistema social, con nuestra Cuba libre y soberana.

Como dijera nuestro Fidel: “La juventud de Cuba, hoy día, ha desempeñado un papel de extraordinaria importancia, está jugando un rol, como posiblemente no lo haya hecho ninguna otra juventud, en la educación y en la defensa del país. Hay que también situarse a la vanguardia de la Revolución en el estudio, en el estudio de las enseñanzas técnicas, en la cultura general, en la cultura política; hay que situarse también en el esfuerzo por la producción”.

Lea también