Hospital Fe del Valle con cero mortalidad en Día de las Madres

Manzanillo. Mayo 9.- El índice de cero mortalidad infantil y materna hasta la fecha del presente año es el mejor regalo del colectivo del Hospital Ginecobstétrico Fe del Valle Ramos de esta ciudad en el Día de las Madres.

Con más de 1021 nacimientos hasta este sábado, la Maternidad local exhibe números de calidad que responden al sacrificio de su personal médico, de enfermería, paramédicos y de servicios, consagrados a la estrategia que ejecutan de conjunto con el Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI).

“Este cero, a pesar de las afectaciones del bloqueo económico y la concomitancia del enfrentamiento a la COVID-19, es comparable con las tasas del primer mundo, y significa que estamos garantizando el estado de salud materno y fetal de la región granmense que nos compete, los siete municipios de la región del Guacanayabo, y servicios asistenciales de calidad y con seguridad”, pondera el doctor Olegario Leiva Escalona, director de la institución sanitaria.

Otros indicadores de relevancia que lleva el sistema de salud pública cubano para evaluar la efectividad del quehacer médico así lo reafirman, como la tasa de cesárea primitiva en 17, por debajo de los 20 que se mostraba en igual período del año anterior, y sólo 20 neonatos con bajo peso al nacer respecto a los 40 del año pasado, por debajo de los propósitos nacionales.

Igualmente se ha reducido la tasa de fetal tardía en un 50 por ciento, con sólo dos casos coordinados, por factores genéticos, señala el directivo.

El doctor Olegario Leiva Escalona felicitó al colectivo por los logros de su trabajo consagrado desde fines del 2020 // Foto Denia Fleitas Rosales

“Ahora tenemos como pauta y objetivo tratar de mantener este trabajo, y queremos terminar el 2021 con una mortalidad infantil por debajo de dos para superar los mejores resultados históricos de esta Maternidad, en medio de esta pandemia que ha cambiado las dinámicas desde los flujos de pacientes en los cuerpos de guardia, la evaluación y seguimiento de casos”.

El Fe del Valle Ramos, que se ocupa de la atención de cerca de 90 mil mujeres en edad fértil, une el desempeño habitual a los cuidados de las embarazadas sospechosas de padecer la COVID-19 de toda Granma en dos centros de aislamientos dentro de sus predios.

Ello, como acentúa el doctor Olegario Leiva Escalona, “merece el reconocimiento de cada profesional, porque cuando algunos entran a los centros de aislamiento, a los de afuera les toca redoblar esfuerzos porque se diluye el sistema asistencial por contar con menos recursos humanos.

“Pero la disciplina, y el cumplimiento de los protocolos son base para que no se hayan producido contagios al cumplir esta tarea”.

La totalidad de sus alrededor de 850 trabajadores son responsables de estos logros, asegura, que constituyen el mejor regalo a las madres de la región, como garantía de que en sus manos y profesionalidad está el resguardo de la vida de sus hijos.