Llama dirección de la provincia a incrementar acciones para preservar las vidas humanas

Federico Hernández Hernández: “La disciplina constituye la clave para preservar las vidas humanas y los bienes personales y de la economía durante el paso por la región oriental del país” // Foto Marlene Herrera
Federico Hernández Hernández: “La disciplina constituye la clave para preservar las vidas humanas y los bienes personales y de la economía durante el paso por la región oriental del país” // Foto Marlene Herrera

Manzanillo. Septiembre 7-  La fase de Alarma ciclónica fue decretada para las provincias orientales, ello requiere de los pobladores de esta costera localidad una mayor responsabilidad y percepción del peligro ante las amenazas del peligroso huracán Irma.

“La disciplina constituye la clave para preservar las vidas humanas y los bienes personales y de la economía durante el paso por la región oriental del país”, así lo expresó el presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de Granma, Federico Hernández Hernández, en intercambio con los integrantes del  Consejo de Defensa de aquí.

“Esas son las dos premisas del trabajo para este tipo de situaciones, junto a la de garantizar los aseguramientos logísticos y materiales para cuando se establezca la etapa de recuperación”.

“En estos momentos existe un peligro real la población tiene que incrementar la percepción del riesgo, porque aquí no existe tanta experiencia de similares fenómenos, con la excepción de los niquereños y pilonenses que vivieron las incidencias del Dennis en 2005”.

“Por eso nosotros queremos solicitar de los hombres y mujeres de esta histórica localidad la mayor disciplina y cooperación posible en el cumplimiento de las medidas orientadas a los distintos niveles para reducir vulnerabilidades y proteger las vidas humanas como lo más esencial”.

Hernández Hernández, hizo énfasis en el traslado a lugares seguros  de  las personas que no tengan inmuebles confortables hacia viviendas de familiares, amigos, vecinos o hasta los centros de evacuación.

“Manzanillo tiene la peculiaridad de la zona costera y bajas con afectaciones de desbordamiento de los ríos, y esta es una cuestión que hay que seguir bien cerca para evitar dificultades. Hay que exigir que todo el mundo salga y se ponga a buen resguardo. Nadie puede jugar con su vida.”

Se enfatizó en el desmonte de vallas, carteles, carpas, centros recreativos como la terraza y el recién remodelado centro recreativo el Rojo, “No podemos ser superficiales, hay que actuar, ya no se puede esperar más”, concluyó.