Restauran piezas del parque Céspedes por el cumpleaños de la ciudad

Restauran parque Carlos Manuel de Céspedes // Foto Eliexer Peláez
Restauran parque Carlos Manuel de Céspedes // Foto Eliexer Peláez

Manzanillo. Junio 19.- Un amplio proceso de restauración y embellecimiento de su patrimonio material tiene lugar en Manzanillo como motivo a la celebración del cumpleaños 225 de la ciudad.

El más llamativo de todos es la restauración que se realiza a varias piezas del parque central Carlos Manuel de Céspedes, acción que atrapa la mirada de todos los que transitan por aquí, ya sean foráneos o locales.

Especialistas de los municipios Jiguaní y Manzanillo acometen las acciones de restauración de estas piezas patrimoniales que requieren de una especial atención.

Los restauradores laboran en la limpieza y cepillado de las efigies para devolverles su original belleza, así como en la solidez de los pedestales y bustos afectados por el paso del tiempo y las vibraciones de los martillos neumáticos utilizados en la reconstrucción de la plaza principal.

Así mismo trabajadores de la Unidad Presupuestada de los Servicios Comunales deben colocar nuevas plantas en los jardines, al tiempo que la brigada de la construcción de la Asamblea Municipal del Poder Popular (AMPP) tiene encargada la pintura de las instalaciones anexas al parque.

Los restauradores de Santa Rita y de la ciudad del Golfo del Guacanayabo realizan además la colocación de nuevos mármoles y herrajes en la glorieta morisca, que vestirá sus mejores galas este 24 de junio, fecha que marca el aniversario de su develación en el mismo centro de la plaza central.

Representantes de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos de Manzanillo refieren a Radio Granma digital que en una segunda fase otra brigada de trabajadores por cuenta propia impermeabilizara la cúpula del símbolo de la ciudad.

El cumpleaños 225 de la ciudad ha motivado también al rescate y restauración de algunos edificios de grandes valores arquitectónicos como son el Fernández, frente la funeraria local, el Kirsch en el propio parque Céspedes y el Caymari en la calle Merchán.

Para estas acciones se aprueban los proyectos necesarios y el gobierno local establecerá una nueva brigada de restauradores.